Diez audiencias provinciales ordenan ya devolver todos los gastos hipotecarios

Autor(es): 
Jorge Zuloaga Vozpópuli

Es una de las batallas judiciales que más interés despiertan en España, ya que afecta a millones de españoles. Y de momento la van ganando los clientes contra los bancos: 10-8. Así, diez audiencias provinciales han fijado ya que la banca tenga que devolver todos los gastos hipotecarios a los clientes que están demandando, incluido los impuestos. Mientras, otros ocho tribunales provinciales liberan a las entidades de dos tercios de la carga: sólo tienen que devolver los costes de registro y notaría, no los tributos. 

En lo que no se ponen de acuerdo los tribunales es cuánto tienen que devolver los bancos: todos los gastos -registro, notaría e impuestos-; la mitad de todos los gastos; o sólo registro y notaría

Este debate no es superfluo, ya que se calcula que del total de gastos de constitución de la hipoteca, los impuestos suponen en torno a un 80%, y el registro y la notaría en torno a un 20%. Pero hay incluso tribunales como la Audiencia Provincial de Girona que imponen también la devolución de la tasación del inmueble.

A la espera del Supremo

Los abogados consultados esperan que esta disparidad de criterios continúe mientras no haya una sentencia del Tribunal Supremo. Ya hay distintos casos esperando un fallo del Alto Tribunal, por lo que puede ser cuestión de semanas.

El Supremo ha dado una de cal y una de arena recientemente con las grandes sentencias ligadas a la banca. Primero declaró nulas todas las hipotecas multidivisa vendidas sin transparencia. Y unas semanas más tarde dio la razón a los bancos respecto al IPRH.

El sector financiero se juega tanto o más con los gastos hipotecarios que con las cláusulas suelo. Aunque no hay ningún tipo de cálculo oficial, se estima que hay unos ocho millones de hipotecas afectadas, con un gasto medio de unos 2.000-3.000 euros. Cifras que elevarían la factura por encima de los 15.000 millones.

La banca espera mitigar en gran parte esta cifra con lo que resuelva el Supremo y aprovechando que siempre hay un buen número de clientes que no demandan por desconocimiento o el temor/pereza que supone acudir a los tribunales. Aun así, las entidades podrían optar por una estrategia distinta para evitar el alto gasto judicial que tendría recibir millones de demandas, con lo que supondrían en costas.

Todo está en el aire a la espera de que el Supremo incline la batalla de uno de los dos lados.

Ver la fuente original de la noticia